Alimentación sin gluten

Las bases de la alimentación sin gluten

shutterstock_221579296 (1)

La enfermedad celíaca es una intolerancia alimentaria permanente al gluten, que  provoca la atrofia de las vellosidades del intestino y como consecuencia, mala absorción de nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo de tu hijo.

El gluten es una proteína que se encuentra en casi todos los cereales (trigo, avena, centeno, cebada, etc.), a excepción del arroz y maíz.

Seguramente los médicos ya te habrán explicado que el único tratamiento para evitar complicaciones (pérdida de apetito y peso, diarrea crónica, anemia ferropénica, alteraciones del carácter, retraso en el crecimiento, etc.) es una dieta estricta totalmente libre en gluten desde el mismo momento del diagnóstico.

Contienen glúten con seguridad los siguientes alimentos: pan y harinas de trigo, cebada, centeno, avena o triticale; productos de pastelería o repostería hechos con esas harinas (bollos, pasteles, tartas, galletas, bizcochos etc.), pastas italianas (fideos, macarrones, tallarines y sémola de trigo), productos manufacturados en los que aparecen las harinas con gluten en cualquiera de sus formas (almidones, almidones modificados, féculas, harinas y proteínas) y bebidas fermentadas a partir de cereales (cerveza, agua de cebada, algunos licores, etc.).

Algunos alimentos manufacturados como embutidos, quesos fundidos, conservas, caramelos, etc. pueden llevar gluten, por eso debes prestar mucha atención al etiquetado a la hora de su compra.

Por suerte, el gluten no es fundamental en la alimentación y puede sustituirse por otras proteínas de origen vegetal (legumbres, frutos secos, maíz y arroz) y animal (carnes, huevos, lácteos, pescados y mariscos). Con unos buenos hábitos dietéticos, tu hijo podrá excluir de por vida el gluten sin padecer ninguna carencia nutricional.

Ofrecerle una dieta variada y rica en todos los grupos de alimentos mantiene su equilibrio y le permite un buen crecimiento y rendimiento diario. Asegura un aporte regular de alimentos ricos en proteína (carnes, huevos, pescados, mariscos), alimentos ricos en calcio (lácteos), alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales (frutas, verduras y hortalizas), alimentos ricos en hidratos de carbono (legumbres, tubérculos y cereales sin gluten), grasas vegetales (aceite de oliva y aceites de semillas) y, con moderación, azúcares (miel, azúcar de mesa, mermelada, compota, etc.).

En el  mercado puedes encontrar productos especiales para celíacos que facilitarán tú día a día. DIET Rádisson cuenta con una amplia gama que satisfará todas vuestras necesidades como por ejemplo pasta de maíz (macarrones, espirales,….), magdalenas, bizcochos, panecillos, tostadas, galletas, harinas, etc. Son deliciosos y toda la familia puede disfrutar de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.