Alimentación sin gluten

Alimentación para celíacos

Las personas a las que les han diagnosticado la enfermedad celiaca deben seguir, de por vida, una dieta sin gluten. Al principio puede parecer una tarea ardua, difícil y hasta muy antipática, pues en nuestra sociedad se consumen muchos alimentos con gluten, pero como veremos a continuación, llevar una dieta sin gluten no tiene porqué ser sinónimo de aburrimiento ni de grandes sacrificios e incluso puede tener algunas ventajas.

El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno, el tricticale, la malta y puede que en la avena. Los celiacos deben evitar cualquier alimento que esté elaborado con estos cereales. Hasta aquí, el seguir una dieta sin gluten parece un poco aburrido, pero no es complicado ¿verdad? El problema es que en los procesos de fabricación de muchos alimentos, que no contienen los cereales como ingredientes básicos, el gluten puede estar presente como ingrediente o aditivo o bien el producto puede estar “contaminado” de gluten por razones tecnológicas en el proceso de fabricación. Es importante saber que el consumo continuado de gluten, incluso en muy pequeñas cantidades, puede causar un grave daño a las vellosidades del intestino. De ahí la importancia de vigilar mucho los alimentos que se consumen y de elegir sólo aquellos que ofrecen suficientes garantías de estar “libres de gluten”.

El maíz, el arroz, la quinoa, el sorgo o el mijo son cereales que naturalmente no contienen gluten, por ello, en teoría, se podrían consumir sin riesgo. La realidad es que muchos de estos cereales –o de sus productos derivados- son procesados en fábricas donde también se manipulan cereales con gluten y pueden, por tanto, llevar pequeñas cantidades –trazas- de gluten. Por esta razón, la persona celíaca debe elegir siempre aquellos productos en los que se indique expresamente “sin gluten” y ofrezcan suficientes garantías de ello.

Hasta hace unos años, llevar la etiqueta de “celíaco” era una cruz. Era una enfermedad muy poco conocida y encontrar alimentos para celiacos era muy complicado, los pocos que había eran muy caros. Hoy en día, son muchísimas las empresas que se han especializado en elaborar alimentos sin gluten y podemos encontrar desde espaguetis hasta deliciosos palitos de pan, magdalenas o incluso tartas, que no tienen nada que envidiar a los productos tradicionales. Lo importante es estar seguro de que los productos que compramos ofrecen las suficientes garantías de estar libres de gluten.

Todos estos aspectos a tener en cuenta, (dejar de tomar determinados cereales, limitar el consumo de alimentos procesados que pueden contener gluten, vigilar muy bien el origen de los alimentos que teóricamente están libres de gluten) no tendrían porqué verse por parte de la persona celiaca como una gran limitación, sino como una gran oportunidad de acercarse a una dieta más sana, basada en alimentos frescos y naturales. ¿No estáis de acuerdo? Lo cierto es que una persona celiaca puede comer, sin ningún problema, una enorme cantidad de alimentos que deberían constituir la base de nuestra dieta diaria, celíacos y no celíacos: frutas, verduras, tubérculos, frutos secos, legumbres, lácteos (leche, queso, yogures), pescados, carnes, pollo, huevos y aceites vegetales. ¿No os parecen todos ellos alimentos sanísimos y deliciosos?

Finalmente, es de importancia mencionar que las asociaciones de celiacos (www.celiacos.org) ofrecen muchísima ayuda y guía a las personas celiacas y sus familias. Allí podéis encontrar las listas actualizadas de alimentos sin gluten, información sobre la enfermedad, recetas, restaurantes, hoteles que ofrecen suficientes garantías sobre dietas y un montón de información que os será de utilidad.

Comentarios

Deja un comentario

Pues si que es díficil seguir una dieta sin gluten fuera de casa. Mi hijo es celíaco y ahora empezamos a disfrutar de poder ir a una famoso establecimiento de comida rápida y se puede pedir un menú de hamburguesa o podemos pedir por teléfono una pizza…
Cuando vamos a un restaurante a comer ya podemos disfrutar en muchos, de un menú para celiacos. Que bien que se han dado cuenta… yo estaba harta de solicitar menú para celíacos y a parte de decirme que no tenían, me miraban como un bicho raro.. ¡¡¡Un menú para quéééé!!!!.
Las tiendas especializadas tienen una gran variedad y es gracias a los fabricantes que se han puesto las pilas para ofrecernos una amplia gama de estos productos, ¡¡¡que bien!!!!
Hoy en día, ser celíaco para mi, es un mal menor, puedes comprar de casi todo para hacer en cada y también en forma de comida preparada. Simplemente has de dejar de lado los cereales prohibidos y a disfrutar…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.