Buenos días familia

¿A qué jugamos?

¿Qué hacemos cuando nuestro hijo pone esos ojillos de bueno mientras dice “papá, mamá...jugamos?”. De repente, empezamos a sudar, se nos acelera el pulso, nos entran todos los males, no sabemos qué contestar y acabamos diciendo…”uy, bueno, pero solo un ratito que tenemos muchas cosas que hacer (no, no nos engañemos, decimos un “ratito” esperando que sean solo unos minutos y el niño se acabe distrayendo solo).

Se nos ha olvidado jugar, del todo. Nos cuesta horrores, casi más que ponernos a limpiar la casa de arriba abajo o  trabajar hasta las tantas con algún proyecto que nos han encargado. Nuestros niños sueñan con jugar con sus padres, con pasar un buen rato en casa disfrazados de indios y vaqueros, persiguiéndose por los pasillos, encerrando a los “bandidos” en el baño y deseando atrapar a ese papá que se ha puesto una sábana encima para hacer de fantasma y se ha escondido donde él ya sabe… pero le va a dar un “su-to” de muerte y lo va hacer gritar como un loco. Les encanta. ¿Y a nosotros? ¡Debería encantarnos! ¿Por qué?

Porqué para los niños el juego es una necesidad vital, es una condición indispensable en su desarrollo. ¡En ocasiones más que comer! ¿Cuántos niños se “emboban” jugando mientras comen y se olvidan de todo lo que les rodea? A través del juego el niño aprende de todo. Aprende a ser creativo inventándose escenas extravagantes, diálogos ininteligibles, aventuras surrealistas o vestimentas eclécticas con todo tipo de materiales. Aprende a relacionarse y a socializarse cuando juega en grupo, aprende a respetar las reglas (y eso les ayuda mucho en su auto-control , aprende a expresarse, a liberar la energía de forma moderada y aprende a entender la realidad recreando momentos reales. Y si ya no nos queda duda de que el juego es importantísimo, si le añadimos otro componente “los padres” tendremos una combinación maravillosa que va ayudar a que los niños sean mucho más felices. Y si ellos están felices, nosotros también.

Entonces, ¿a qué jugamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.