Buenos días familia

Se busca….

shutterstock_288724319

Puede que la vida esté llena de decisiones trascendentales, o eso parece. Escoger un colegio para nuestros hijos no debería ser una de ellas. Lejos de quitarle importancia, aprender a relativizar esta decisión nos ayudará a tomarla con más tranquilidad.

En el último mes, muchos han sido los amigos que, después de una exhaustiva investigación de mercado, han acudido a mí en busca de consejo o recomendaciones acerca de ello. Una tarea realmente ardua.

Las jornadas de puertas abiertas son exactamente eso: puertas “abiertas” a lo que nuestra imaginación proyecta en función de lo que vemos: espacios e instalaciones donde jugar y practicar deporte, maravillosas aulas con ordenadores, lugares con material para desarrollar la parte más artística, oferta ilimitada de actividades extraescolares, un sinfín de ejemplos de metodologías activas e innovadoras de trabajo y un claro proyecto de centro con el único objetivo de lograr el desarrollo integral del niño. ¡Vendido! Ese colegio nos encanta.

Ojalá todo fuera así de sencillo y coherente. La infinidad de aspectos detallada anteriormente es importante, pero no lo son todo. La verdad es que, y reescribiendo lo que Forrest Gump decía en la película, “escoger colegio es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”. Hay incontables variables que van a influir en la felicidad y en la formación de los niños, y no todas ellas van a depender del colegio. Muchas veces olvidamos la familia, los amigos, los profesores y las experiencias vividas dentro y fuera de la escuela. Todas ellas van a condicionar el desarrollo de nuestro hijo, así como también lo hará, por supuesto, el colegio.

De todos modos, hay que tener en cuenta que los niños van creciendo y evolucionando. Sus capacidades, intereses y dones van surgiendo y cambiando día tras día, así que puede que aquel colegio que en su momento nos pareció ideal, deje de ser el adecuado unos años después. La vida son cambios. Todo irá bien. Lo importante es decidir y seguir creciendo, sea en el colegio que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.