Buenos días familia

Invita a alguien a cenar en nochebuena

La Navidad es una fecha donde solemos estar más sensibles, donde se multiplican las buenas acciones, las promesas de hacer el bien ajeno y de ser mejor persona, ¿por qué no lo ponemos ya en práctica para estas fiestas? ¿tienes una silla libre en Nochebuena? Invita a un mendigo, es algo más que una moda. (LEER MÁS)

Es una (buena) moda extendida cada vez más en algunos países de Europa y EEUU: invitar a un mendigo a cenar en Navidad, a este lado del charco más bien en Nochebuena. Por aquello de que es la noche más especial de la Navidad y por su carácter eminentemente familiar. Una noche donde a poca gente le gustar estar solo. Y es que, cada vez son más las personas que se unen a este acto solidario que, sin embargo, invita a la reflexión.
Sin duda, en términos económicos no es algo que deba trastocar los planes de una familia. Invitar a un mendigo en Nochebuena es algo más que una moda. Es un acto que debe hacernos reflexionar, hoy en día más que nunca, sobre el verdadero sentimiento de la solidaridad. Porque la solidaridad no es solo invitar a un mendigo en Nochebuena para curar nuestra alma. Es una buena acción sí, pero debe ser el comienzo de otras muchas. El pistoletazo de salida de una serie de buenas acciones que podemos poner en práctica durante todo el año.
Colaborar mediante la donación de alimentos perecederos a diferentes organizaciones de ayuda humanitaria, donación de ropa que no usemos y que aún esté en buenas condiciones, empezar a ayudar en algún comedor social, en una organización vecinal, a tender la mano a personas sin recursos, a ayudar a niños que necesitan cariño y comprensión, a ancianos que están solos y tan solo necesitan compañía, a enfermos que solo necesitan un poco de ayuda para poder desarrollar tareas tan sencillas como el comer o pasear…
Invita a un mendigo en Nochebuena es una moda, una buena moda donde demostrar nuestra solidaridad con aquellos que no tienen la misma calidad de vida que nosotros. Pero solo esto no nos hace ser solidarios para los restos. Tenemos que “invitar a un mendigo en Nochebuena” todo el año, como lema para ser un poco más solidarios con aquellos que lo necesitan. Y es que nunca sabremos si nosotros mismos también necesitaremos que algún día alguien nos invite a cenar en Nochebuena, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.