Buenos días familia

Comidas con niños en verano

comida sana en verano

Las comidas con niños en verano toman una importancia aún mayor que el resto del año. El verano es una estación maravillosa para los niños: Vacaciones y aire libre en el que jugar horas y horas. Cambia el entorno, las rutinas y los horarios y a raíz del calor también el apetito de los más pequeños.

La dieta de los niños debe adaptarse a todos estos cambios, y al mismo tiempo mantenerse equilibrada y adecuada a sus necesidades. Como siempre es importante incorporar las frutas y verduras de temporada que afortunadamente en esta época del año son variadas y refrescantes. También hay que esforzarse por mantener las 5 comidas al dia y asegurar la hidratación con abundantes líquidos.

Un buen desayuno es siempre fundamental, todavía más cuando los niños no paran de moverse, intentando que incluya fruta fresca (entera o en zumo). Cuando no tengas más remedio de recurrir a zumos envasados, búscalos con la mayor concentración de fruta que sea posible y con pocos azúcares. Es muy recomendable incluir en el desayuno cereales, que bien se puede tomar en forma de una rebanada de pan, o directamente en forma de copos. Evita, eso sí los cereales envasados con altos porcentajes de azúcar.

A media mañana lo ideal es que los niños tomen de nuevo fruta: Sandía, melón, melocotones, fresquillas, manzanas, uvas, cerezas… la variedad es infinita, y además puedes cortarla para que les sea más sencillo tomarla. También puedes preparar un aperitivo; por ejemplo: Corta tomatitos cherry y ponlos sobre unas mini tortitas de maíz y quinoa Diet Rádisson, espolvoreando un poco de orégano y unas gotas de aceite. Evita snacks fritos y las tortitas aromatizadas que contienen un porcentaje de grasa poco recomendable.

La comida y la cena, como la del resto de la familia debe ser equilibrada, incluyendo platos refrescantes como cremas frías de verduras o ensaladas, las posibilidades que dan las ensaladas merecen un artículo aparte. Puedes incluir en estas comidas legumbres y combinar los vegetales crudos con patata hervida por ejemplo. De segundo plato busca platos ricos en proteína , cocinando a la plancha y olvídate sobretodo de los fritos.

La merienda vuelve a ser un buen momento para la fruta, puedes ofrecérsela en forma de helado, haciéndolos en casa con zumo natural y moldes de silicona. También es muy agradecido un buen batido sano y fresquito y para los que necesitan más energía un bocadillo como complemento, pero evita embutidos altos en grasa o cremas de cacao.

Otro aspecto importante de la alimentación de los niños en verano es el “cómo “ comen:

  • Tienen que sentarse, tomándose una pausa y dedicarle toda la atención que requiere.
  • Masticar despacio.
  • Comportarse en la mesa de la forma adecuada (algo a veces difícil cuando tienen una piscina o un juego esperando).

Recuerda sobretodo que hay que reponer los líquidos que perdemos que por el calor y la actividad física son bastantes en verano. Para ello evita recurrir a refrescos artificiales; el agua es el mejor refresco y tienes también otras alternativas como la horchata y las bebidas vegetales, o los zumos de frutas y verduras naturales.

Ayuda a tus hijos a crecer sanos, no cedas ante sus demandas de snacks o chucherías. Las frutas nos ofrecen un mundo de posibilidades llenas de salud y sabor, ponlas a su alcance de forma divertida y apetitosa y les harás un gran regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.