Buenos días familia

Juguetes en Navidad, y ¡durante todo el año!

juguetes familia

Mes de noviembre y todas las tiendas de juguetes están ya preparadas para lanzar al mercado su catálogo de Reyes. Ansiado por nuestros pequeños, al verlo, empezaran a desear, valorar, priorizar y hacer lista de aquellos que este año van a satisfacer sus necesidades e ilusiones. Al menos de forma momentánea, porque ¿cuántos de los juguetes han acabado abandonados y almacenados en un baúl o cajón sin que nadie más se haya acordado de ellos? ¿Y con cuántos de ellos hemos podido volver a jugar una y otra vez sin cansarnos?

Sin querer adentrarme filosóficamente en el sentido de la Navidad y del día de Reyes, sí que querría considerar un par de aspectos que como padres hemos de valorar a la hora de comprar juguetes a nuestros hijos. Me gustaría destacar especialmente dos características que deberíamos buscar en la mayoría de ellos:

Las características de los mejores juguetes: “Reutilidad” y Cooperación

Que un juguete sea reutilizable significa que éste tiene la capacidad de transformarse en un millón de juegos distintos por sí sólo y que únicamente depende de la capacidad de imaginar de nuestros pequeños. Por tanto, es una fuente genial de creatividad. ¿Cuántas veces una caja de madera se ha convertido en un castillo fabuloso? ¿O bien un conjunto de piezas en la torre donde la princesa se escondía de la bruja? Por si solas, las piezas no representan nada, pero en conjunto, y en la mente del niño, esas piezas se convierten en lo que ellos desean. Nunca pasan de moda y es imposible cansarse de ellos porque cambian constantemente.

Por otro lado, somos conscientes de la necesidad e ilusión de los niños por jugar con sus padres. Buscad juegos en los que reír, representar, pensar, recrear e intentar resolver algo de forma común. Los juguetes de tipo cooperativo (y no competitivos) nos harán pasar buenos ratos en familia, fortaleciendo nuestro vínculo con ellos. Y es ahí donde se encuentra el verdadero espíritu de la Navidad…y de todo el año, ¿no creéis?

Esther Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.