Buenos días familia

¡Yo sólo! – Forjando la autonomía de los hijos

educar la autonomia de los hijos

¿Cómo podemos ayudar a desarrollar la autonomía de nuestros hijos? Son muchas las veces en que nos quejamos porque nuestros pequeños quieren hacerlo todo solos, pero es que ¡lían unas! Es importante saber que eso que a veces nos resulta tan engorroso es lo que ayuda a forjar su autonomía y lo que hace que nuestros hijos crezcan seguros y actúen con confianza. ¿No merecen la pena esas manchas en las sillas a cambio de haber aprendido a comer solo? Primera consigna para desarrollar la autonomía de los hijos: ¡dejadles haced cosas!

Es importante que nuestra actitud sea respetuosa en los momentos en que se estén produciendo este tipo de aprendizajes ya que en ocasiones los padres tendemos a inmiscuirnos. Nos da miedo que se hagan daño, pensamos que no tienen edad para según qué tareas, tenemos prisa y terminamos acabando nosotros cosas que podrían hacer ellos (atarles los zapatos, dándoles de comer, recoger, bañarse). Si les diéramos tiempo y tranquilidad serían capaces de hacerlo ellos mismos. Y eso nos llenaría de satisfacción, a nosotros, pero también a ellos. Segunda consigna para forjar la autonomía de los hijos: ¡evitad las prisas!

Muchas metodologías educativas, como la conocida Montessori, están centradas en fomentar la autonomía en el niño. Concretamente lo que merece la pena destacar es que lo pretende hacer de manera natural. Para ello los materiales que rodean a los niños tienen que tener la capacidad de ayudarles a adquirir ciertas habilidades de forma indirecta. Si ponemos un colgador a su altura estaremos ayudando a que nuestros hijos cuelguen solos sus abrigos ahí. Si ponemos los juegos a su alcance estaremos favoreciendo que sean ellos mismos los que decidan qué hacer y cuándo. Tercera consigna: ¡Poned las cosas a su alcance y enseñadles a usarlas!

Aprovechad los primeros años para demostrarles que confiáis en ellos y dadles seguridad animándoles a hacer las cosas por ellos mismos. Permitidles equivocarse y aprender de sus errores. Es una inversión de tiempo y paciencia que veréis recuperada años más tarde cuando veáis actuar a vuestros hijos de forma independiente y segura.

Esther Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.