Buenos días familia

Náuseas en el embarazo: Opciones naturales para aliviarlas

combatir nauseas en el embarazo

Las náuseas en el embarazo y vómitos son síntomas bastante frecuentes durante las primeras doce semanas del mismo. De hecho, son más frecuentes alrededor de la 6ª y 9ª semana y normalmente suelen desaparecer entre la 12ª y 16ª, aunque en ocasiones pueden estar presentes durante toda la gestación.

Sus causas son una mezcla de factores psicológicos, metabólicos y funcionales. Estos síntomas tienen tendencia a producirse a primera hora de la mañana, al levantarse de la cama, y suelen desaparecer hacia la mitad del día. Aún así, hay mujeres que los padecen en cualquier momento del día.

Normalmente la prevalencia de estos síntomas se encuentra entre el 50% y el 80% de las mujeres embarazadas y pueden resultar muy desagradables, incluso llegando a disminuir la calidad de vida de las mujeres que los sufren.

Las recomendaciones dietéticas para combatir los vómitos o náuseas en el embarazo consisten en concentrar la mayor parte de las comidas en aquella franja horaria donde sean más ausentes: por ejemplo, si se padecen por la mañana se debería concentrar la mayor parte de ingestas por la tarde-noche. También es recomendable fraccionar la ingesta en 5 ó 6 comidas diarias de poco volumen, cada 2 ó 3 horas, para evitar la sobrecarga del estómago y mejorar las molestias digestivas. Este consejo también es válido para atenuar la acidez gástrica.

Por otro lado, es importante reducir líquidos, zumos, estimulantes, alimentos crudos, azucares y especias. En cambio, se podría optar por productos salados y secos, como las tostadas con paté (aceitunas, vegetales, etc.), condimentar con algas, galletas de arroz o ciruelas umeboshi.

Existen distintos tratamientos disponibles, tanto farmacológicos como alternativas naturales. En cuanto a las alternativas no farmacológicas, tenemos el jengibre y la vitamina B6. En los estudios realizados hasta el momento, se ha visto que el primero es más efectivo combatiendo vómitos y náuseas en el embarazo. Aún así, es importante remarcar que los datos obtenidos en los estudios hechos hasta la fecha no permiten asegurar la dosis necesaria para garantizar su eficacia y la plena seguridad para la madre y el feto.

De todas maneras, sería interesante añadir el jengibre en la dieta de la embarazada de distintos modos:

  • Infusión de la raíz fresca,
  • Refresco de jengibre (Yinya-bia en Guinea Ecuatorial o Jinjeer en Senegal),
  • En láminas sobre carne o pescado antes de ponerlo en el horno,
  • En polvo o rallado en sopas, estofados, sofritos y salteados,
  • En polvo, rallado o finas láminas para aliñar ensaladas.

La raíz fresca se puede introducir en la cocina con el mismo uso que el ajo. El jengibre en polvo combina muy bien con otras especias como la canela, el clavo, la pimienta y la nuez moscada. También existe la presentación en esencia, aunque podemos obtener un zumo de jengibre a partir de la raíz fresca y añadir unas gotas en sopas, estofados y cremas.

En todos los casos, es importante usarlo con moderación, y más si no se está acostumbrado a su sabor, ya que puede resultar muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.