Buenos días familia

Un rayo de sol, oh, oh, oh…

disruptor endocrino

Seguramente todos nosotros o ya estamos de vacaciones o las tenemos a la vuelta de la esquina. Estar de vacaciones y la palabra niños responden a un denominador común: el sol. Aunque en un primer momento lo asociemos a la buena vida y la diversión, es importante valorar otros aspectos que en un futuro pueden evitarnos sufrimiento con nuestros hijos.

¿Habéis oído hablar alguna vez de los disruptores endocrinos? Hace poco que tuve la oportunidad de asistir a una charla en la que se hablo sobre ellos.  Se trata de  substancias tóxicas que bloquean algunos receptores hormonales evitando que lleven a cabo sus funciones naturales. Lo que más me alarmó fue que la exposición repetitiva a estos componentes (y es que están en muchos productos) puede alterar el desarrollo de un niño, o incluso generar malformaciones, pérdida de fertilidad o cáncer. Aunque es complicado evitarlos del todo, sí que podemos proponernos minimizarlos.

¿Dónde encontramos disruptores endocrinos? Para ser sincera, por lo que me contaron los expertos, están presentes en muchas substancias pero una de ellas es la crema solar, y es de lo que quería hablaros en este artículo ya que es en estas fechas cuando nos armamos con la farmacia entera para proteger a nuestros hijos de ese “maravilloso sol”. Y es que,  ¿cuántos de nosotros llegamos a la playa y lo primero que hacemos como “buenos padres” es embadurnar a nuestros hijos con crema solar? Cuidado. Muchas cremas solares contienen disruptores endocrinos, e incluso se está demostrando que si las mujeres embarazadas usan este tipo de cremas pueden llegar a perjudicar al feto. De la misma manera, una mujer que sigue dándole el pecho a su hijo puede “traspasar” este tipo de tóxicos a través de la leche materna. Alguna vez hemos comentado que los primeros meses pueden marcar el resto de sus vidas, en este caso, podría afectar al bebé gravemente.

¿Cómo escoger una crema solar sin contaminantes hormonales? Pues de la misma manera que cuando vamos al supermercado y miramos los ingredientes que contienen lo que compramos. Recientemente, algunos estudios han demostrado que los tóxicos que se deben evitar son los siguientes:  benzofenona 3 y 4, 4 metilbenzilideno camfor, etilo exilo metoxicinamato, metilo parabeno y etil parabeno, así como los Ftalatos. Si veis que aparecen en los prospectos, buscad otra opción.

Mirar la composición de cada producto puede acabar resultando agotador así qué aquí os dejo un enlace en el que encontraréis marcas internacionales testadas y sin substancias tóxicas: http://kemi.taenk.dk/bliv-groennere/test-kemi-i-solcreme-1

Disfrutad de la playa y el sol pero no a costa de todo. Embadurnad sin compasión a vuestros hijos pero hacerlo seguros y convencidos de que no puede perjudicar a vuestros hijos de ninguna manera. Merecen ser cuidados por dentro y por fuera.

Esther Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.