Buenos días familia

Modo vuelta al cole: ON

dietradisson vuelta al cole consejos

Ya la tenemos aquí.  La vuelta al cole. Parece que fue ayer cuando terminó el verano y retomamos nuestra vida “normal”. LLevamos un mes y ya hemos cogido el ritmo, o no. Todo depende de cada uno, de la facilidad de adaptación. Bien es cierto que a algunos niños les cuesta y todavía se resisten y les caen cuatro lágrimas al entrar por la puerta del colegio cada mañana.

Debemos tener paciencia. En este periodo de adaptación podemos llegar a experimentar una muchos cambios en nuestros hijos. Según algunos estudios los cambios pueden ser de diversa índole, desde dolores físicos hasta psíquicos. Algunos de ellos pierden el apetito, les cambia el humor, duermen peor, se ponen más irascibles, están tristes y cansados o incluso reclaman más atención cuando parecía que en verano eran auténticas “almas libres”.

El tema se agraba si todavía son demasiado pequeños como para poder expresar sus sentimientos, así que mi consejo como educadora y madre sería el de hablarles mucho. Frases como “tranquilo, son muchos cambios, es normal que estés nervioso”, “ya verás, en unos días ya estarás mejor”, “no pasa nada si necesitas estar más cerca de mamá o papá”, “come lo que necesites”. Estas frases ayudarán  a que el nivel de ansiedad de nuestros hijos disminuya poco a poco hasta que desaparezca por completo. Necesitan sentirse seguros en su nuevo espacio, con sus nuevos compañeros y maestros. La nueva rutina se volverá a establecer y todo volverá a su cauce.

En estas primeras semanas o meses debemos empatizar con ellos más que nunca. Si nuestra actitud es la contraria, la de presionarlos para que estén bien, para que jueguen solos, o bien hacerles sentir culpables cuando lloran o expresan descontento  (“eso de llorar es  de pequeños”), lo único que conseguiremos es generar todavía más ansiedad y estrés en ellos y que tarden más en adaptarse.

¿Cómo podemos saber si ya se sienten tranquilos en el colegio? Si los niños son todavía pequeños algunas de las estrategias que podéis utilizar para saber si vuestros hijos están integrados y adaptados al colegio son las siguientes:

  • Colgar de su habitación cuatro emoticonos: contento, triste, enfadado y preocupado. Dejadle un recipiente con pinzas para que vaya poniendo en cada cara cómo se ha sentido hoy en el colegio. Es un buen punto de partida para poder hablar de las cosas que ha vivido ese dia y de cómo se siente.
  • Actividad de collage: dadle revistas variadas y pedidle que haga un collage titulado “este año he empezado el curso sintiéndome…” así veréis qué tipo de imágenes relaciona con el inicio de curso. Debe hacerlo rápido, casi sin pensar, para que sea lo más espontáneo posible, y por tanto, real.
  • Organizar merienda con los amigos. Si se siente bien querrá invitar un montón de amigos, preparar actividades, estará emocionado y contento. Buena señal.
  • Preguntarle qué es lo que más te gusta del día, y lo que menos. Veremos qué destacan.

Podemos usar este tipo de herramientas ante cualquier tipo de cambio. Pero lo dicho, con tiempo, comunicación y paciencia todo se coloca.

Esther Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.