Cuídate con mucho gusto

Bebidas vegetales

Varios son los motivos que pueden llevar a una persona a dejar de consumir leche de vaca, como intolerancia a la lactosa, alergia a las proteínas de la leche, el paso a una dieta vegetariana, problemas digestivos, etc. Hasta hace no muchos años estas personas tenían ciertas dificultades en encontrar alternativas saludables y apetitosas. Sin embargo hoy en día se ha popularizado mucho el comercio y consumo de las bebidas vegetales, que tienen un sabor muy agradable y como veremos a continuación, excelentes cualidades nutricionales.

Todas las bebidas vegetales presentan un perfil de grasas más cardiosaludables que la leche de vaca, lo que las hace idóneas para personas que quieren controlar sus niveles de colesterol y son muy fáciles de digerir. La mayoría carecen de lactosa y proteínas lácteas, aunque conviene comprobar según el fabricante, para asegurarse de que son aptas para intolerantes a la lactosa o alérgicos a la leche.

La más popular de todas las bebidas vegetales es, sin duda, la bebida de soja. La base de esta bebida son los granos de soja y agua. Es rica en proteínas de alto valor biológico, pues la soja es una de las fuentes de proteína vegetal más completa, con un buen perfil de aminoácidos esenciales.  El perfil de ácidos grasos es más “cardiosaludable” que el de la leche de vaca, ya que su contenido en ácidos grasos poliinsaturados es mayor, y el de saturados menor. Además, la soja es rica en lecitina, lo que hace que sea un producto muy adecuado para ayudar a controlar los niveles de colesterol en sangre. También contiene isoflavonas, que son fitoestrógenos que ayudan a controlar los niveles hormonales de la mujer. El contenido en calcio de la bebida de soja es bastante inferior al de la leche de vaca, por ello, algunos fabricantes, como Diet Radisson, enriquecen su bebida de soja con calcio y vitamina D, para asemejar su perfil nutricional a la leche de vaca, y convertirla así en un alimento rico en calcio y por tanto, bueno para prevenir la osteoporosis.

La bebida de avena es rica en Betaglucanos, que ayudan a controlar los niveles de colesterol en sangre. Debido a la cantidad y tipo de fibra soluble que contiene, también es adecuada para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B, especialmente B1, esenciales para el funcionamiento del sistema nervioso. Además es rica en avenina, un componente con propiedades calmantes sobre el sistema nervioso, lo que hace de la leche de avena una bebida ideal para personas nerviosas, y muy aconsejable para tomarla antes de ir a dormir como facilitadora del sueño. Las grasas de la avena son fundamentalmente insaturadas, y por tanto cardiosaludables. El contenido en calcio de la leche de avena no es muy alto, por lo que son recomendables las versiones enriquecidas en este mineral como la Bebida de Avena de Diet Radisson . Si aún no la has probado te sorprenderá su textura suave y su excelente sabor ligeramente dulce. Prueba a añadirle un toque de canela y obtendrás una bebida deliciosa tanto en caliente como en frío.

La bebida de arroz es posiblemente la más digestiva de las tres, por lo que está especialmente recomendada para personas con problemas digestivos, diarreas etc. Es muy rica en hidratos de carbono, y su contenido en proteínas, grasas y calcio es muy bajo de forma que nutricionalmente se aleja mucho de la leche de vaca. Tiene un sabor suave y dulce.

Todas estas bebidas pueden tener los mismos usos culinarios que la leche de vaca, se pueden tomar en el desayuno con cereales, utilizarlas en la preparación de flanes, arroz con “leche”, bechamel, etc. o simplemente como bebida refrescante en verano y caliente en invierno. Y son excelentes no sólo para los intolerantes o los alérgicos a la leche de vaca, sino para todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.