Cuídate con mucho gusto

Los beneficios de la pasta

Hoy os voy a hablar de uno de mis alimentos favoritos: la pasta. Poco nombre para todo lo que ofrece. Bajo este nombre tan sencillo se esconden un motón de variedades de alimento, cuya base son los cereales, que tienen una gran cantidad de cualidades nutricionales y usos culinarios. Vamos a ir viendo poco a poco sus cualidades.

La pasta es una excelente fuente de energía debido a su alto contenido en hidratos de carbono. Un buen plato de pasta, independientemente del cereal del que esté elaborado, nos aporta una gran cantidad de energía duradera, que nos permitirá llevar a cabo múltiples tareas en el día a día. Es una excelente opción como comida previa a la práctica de cualquier modalidad deportiva, pues se digiere muy fácilmente y ayuda a mantener nuestros niveles de energía. También es ideal para tomar después de esfuerzos importantes, por ejemplo para reponer la energía consumida después de un día en el campo, o después de haber realizado alguna actividad física importante.

La pasta es una buena fuente de proteínas de origen vegetal. La pasta de trigo común tiene unos 11-12 g de proteína por cada 100 g. Las pastas elaboradas a base de espelta pueden llegar a tener incluso más y además su valor biológico (la calidad de la proteína) es mayor. Para que la proteína de la pasta sea equivalente a la proteína de origen animal, debemos tomar en la misma comida algún fruto seco, legumbre o lácteo que complete los aminoácidos esenciales que le faltan a los cereales, hay miles de combinaciones como: sopa de cocido con garbanzos y fideos, o pasta al wok con verduras y anacardos. La pasta integral es, además, una buena fuente de vitaminas del grupo B y minerales.

Las modalidades de pasta son casi infinitas, tanto por la variedad de los cereales con las se hace, como por las formas en las que se presentan. Dependiendo del tipo de cereales tendremos una pasta más o menos rica nutricionalmente. Las variedades integrales siempre son preferibles a las variedades blancas, ya que además de la fibra, tienen una mayor riqueza nutritiva. La pasta de trigo refinada es la más conocida y la de mayor consumo, pero también la que menos nutrientes aporta de todas las pastas (dentro de que es un alimento muy saludable). Otras variedades de pasta como la de quinoa son mucho más ricas en nutrientes y tienen sabores más intensos. También podemos encontrar en el mercado pastas hechas a base de maíz que son aptas para celiacos y que se pueden usar en las mismas recetas que la pasta tradicional.

Pero una de las razones por la que es uno de mis alimentos favoritos es por su excelente sabor y versatilidad. La cantidad de pastas que podemos encontrar en el mercado es inmensa y las posibilidades culinarias que ofrece también lo son. Dependiendo de cómo la cocinemos podemos obtener un plato muy sencillo o algo muy elaborado y completo. Os voy a dejar algunas de mis recetas favoritas:

Cuando hay un poco de prisa, podemos prepara en un momento una comida completa y muy nutritiva cociendo unos espagueti de espelta (muy ricos en nutrientes), y añadiéndole y chorrito de aceite de oliva virgen extra y pimentón dulce, que acompañamos con un plato ensalada o gazpacho y una pechuga de pollo a la plancha o una lata de sardinas. En apenas 10 min habrás preparado una comida excelente.

Otra de mis recetas favoritas es esta ensalada de pasta: procuro que la pasta sea de varios colores; enriquecida con espinacas, tomates, tinta de calamar, remolacha.., lo que le da un valor nutricional extra. Una vez cocida y enfriada le pongo tomate cortado en trozos pequeños, aceitunas negras picadas, queso (puede ser freso, semicurado, feta, el que más te guste) y anchoas. Por último lo aliño con vinagre de Módena, aceite de oliva virgen extra, sal y albahaca. Es un plato muy fresco y digestivo, ideal para el verano, y que sirve como plato único, ya que lleva hidratos (pasta), vitaminas y minerales (tomate), proteínas (anchoas y queso) y es fuente de calcio (anchoas) y grasas saludables (aceite de oliva).

En esta época que la que vivimos, en la que hay que apretarse el cinturón, no debemos olvidar que la pasta es un alimento muy económico. Por muy poco dinero podemos preparar un primer plato delicioso, e incluso si le añadimos algunos ingredientes claves, como unas verduras, tomates, aceite de oliva, un poco de queso, pollo o gambas, podemos obtener un plato único (y muy barato) para toda la familia.

Y para terminar me gustaría daros un consejo: ajusta la ración de tu plato de pasta a tu actividad física, pues al ser un alimento fundamentalmente energético, si no gastas mucha energía y comes mucha pasta, a la larga te hará ganar peso. Si ese es tu caso, toma pasta sólo uno o dos días en semana, toma una ración pequeña y acompáñala con abundantes verduras o ensalada y algún alimento rico en proteínas.

En fin, que la pasta es un alimento nutritivo, energético, delicioso, barato, que ofrece muchas posibilidades y gusta a todo el mundo. Y a ti ¿Cuál es la pasta que más te gusta? ¿Por qué no compartes tu receta favorita con nosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.