Cuídate con mucho gusto

Cómo hacer tus comidas navideñas más saludables

Cupcakes and sweet christmas tree with berriesEn las comidas familiares de Navidad es muy habitual  cometer  grandes excesos nutricionales. Las mesas navideñas, además de estar esmeradamente decoradas, suelen estar repletas de alimentos pertenecientes a “la lista negra”. Pero… ¿realmente es necesario comer alimentos perjudiciales para la salud durante estas fechas? ¿No se puede disfrutar en familia del ambiente navideño mientras cuidamos además de nuestra salud? Ya sabéis que yo soy una gran defensora del placer de comer y de la dieta sana, y creo que ambos conceptos son totalmente compatibles. Vamos a ver algunas opciones que pueden serviros de ideas para elaborar unos deliciosos y saludables menús navideños.

Para abrir el apetito empieza el menú con alguna crema de verduras (crema de calabaza, purrusalda…), un buen consomé casero o un plato navideño de verdura como lombarda rehogada con pasas y piñones o un delicioso y bonito pastel de verduras. Empezar así la comida te ayudarán a llenar estómagos sin un exceso de calorías.

¿Qué te gusta que haya un poco de embutido? No dudes en poner unas bandejas de jamón ibérico. Pero ¡ojo! Es importante que sea ibérico, criado en libertad, alimentado de bellotas y de otros alimentos que encuentran libremente en las dehesas. Estos cerdos tiene una grasa muy saludable, rica en ácidos grasos poliinsaturados (¡sí, es bueno para el colesterol!) pero muy, muy diferente a la grasa de los cerdos criados en granjas y alimentados con piensos, rica en grasas saturadas. Así que no escatimes en gastos, o compra la mitad de jamón, pero que sea del bueno. Tus arterias te lo agradecerán. Evita el resto de embutidos o los quesos curados que llevan un exceso de grasa.

Poner una fuente de marisco para picar es otra opción rica en proteínas y baja en grasas. Sólo tienen que tener precaución las personas que tienen problemas con el ácido úrico, en cuyo caso lo mejor es evitar su consumo.

Acompaña el segundo plato con una buena ensalada puesta en una gran fuente en el centro de la mesa. Una opción muy navideña, deliciosa, rica en fibra y antioxidantes, es la ensalada de escarola con granada. No falla, va muy bien con gran variedad de alimentos y le encantará a todo el mundo. Para darle un toque especial puedes untar la ensaladera de ajo (le dará un toque de sabor muy suave) o rehogar unos ajitos en aceite y añadirlo caliente justo en el momento de servir.

Y como plato estrella puedes optar por un pescado fresco asado al horno (dorada, lubina, merluza rellena…), a la sal o en papillote. Es una opción baja en grasas, con proteínas de muy buena calidad y con grasas omega3 cardiosaludables, que puedes acompañar con una salsa vinagreta o directamente con la ensalada de escarola.

Si prefieres la carne, lo más económico y saludable es el clásico pavo, capón o pularda, que puedes rellenar con frutas secas (ciruelas pasas, uvas pasas y orejones) y hacer al horno con sidra o vino blanco. Siempre es mucho mejor y tiene mucha menos grasa que el cochinillo o el cordero.

Y para terminar la cena puedes preparar una fuente de piña cortada, que puedes servir con un poquito de nata montada (como capricho navideño) o con unos granos de granada espolvoreados por encima.

Seguro que tus invitados o comensales disfrutarán de lo lindo de esta rica y saludable comida navideña.

Y no me quiero despedir sin desearos a todos una muy ¡Feliz Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.