Cuídate con mucho gusto

Cuidar la piel en verano

En verano sumamos a un efecto más dañino del sol (estamos más cerca de nuestra estrella.) más horas de exposición. Si a esto le añadimos que nos molestan las cremas porque con el calor tenemos sensación de piel grasienta o resbaladiza el coctel para que nuestra piel sufra está servido.

piel sana

¿Cómo evitar los efectos dañinos del sol en nuestra piel?

La mejor manera de cuidar nuestra piel es mantenerla hidratada y nutrida. Hay tratamientos de cremas de aplicación en la piel que nos ayudan a disminuir los efectos visibles del sol, el envejecimiento y la sequedad en la dermis; son también un buen complemento para cuidarnos. Recuerda que tienes opciones de mascarillas, peelings i cremas caseras hechas con ingredientes naturales que también pueden ayudarte

La exposición controlada al sol es otro factor importante: vigilar las franjas horarias y la cantidad de horas a las que estamos expuestos y usar la protección solar adecuada con ropa y cremas protectoras.

Tenemos más opciones para cuidar nuestra piel, ¡y empiezan por cuidarnos desde dentro!

La Tener una piel hidratada quiere decir que no le falte agua, es necesario que tampoco le falte a nuestro cuerpo para que todos los órganos, piel incluida, estén hidratados. Una manera de conseguirlo es bebiendo el agua necesaria. Al menos de 8 a 12 vasos de agua al día, dependiendo de nuestra constitución, sudoración, clima y otros factores.

Si el agua sola se te hace aburrida tienes más opciones para hidratarte:

  • Añade  distintas frutas en tu botella de agua,  macéralas durante al menos 6h, y veras como infusiona el agua con el sabor. Quedan geniales con mezcla de cítricos (lima y limón, naranja y pomelo, …) o con fresas y frutos del bosque.
  • Prepara un agua detox con apio, pepino y perejil. Si pones tu mezcla a la nevera una vez haya infusionado ayudara refrescarte del calor y a sustituir los refrescos azucarados tan poco saludables.
  • Incorpora a tu dieta  te helado o infusiones frías; las puedes mezclar con hielo picado o bien hacer cubitos del mismo te o infusión que sueles tomar para que no quede tan rebajado en agua.
  • Los smoothies o zumos de frutas son otra excelente opción para hidratarse; mas nutritiva y divertida que el agua. Puedes abusar de los zumos de distintos frutos sin problema, porque cada uno de ellas te va a aportar distintos nutrientes además de hidratarte y refrescarte. Opta por frutas más acuosas, como la sandía, la naranja, las ciruelas… inventa distintas creaciones y mézclalas con bebidas vegetales (arroz, avena, espelta..) o simplemente con agua. ¡Veras que rico!

Además de hidratación, la piel también necesita nutrición y para ello tenemos el colágeno. Esta proteína que genera nuestro cuerpo también es la encargada de la salud de la dentadura o el pelo.

El cuerpo necesita de 3 nutrientes básicos para producir colágeno: proteína, vitamina C y magnesio. Si tenemos una dieta completa y variada el cuerpo tendrá lo necesario para crear colágeno y otras proteínas que intervienen en nuestra salud. La proteína la encontramos comiendo productos de origen animal, pero también en productos proteicos vegetales como la soja y los legumbres. La vitamina C no está solo en los cítricos, sino que hay muchas verduras que contienen como el pimiento, el brócoli, la col, las alcachofas o el aguacate. El magnesio es una sal que se puede administrar vía oral, pero si no tenemos carencia de ella lo puedes obtener de alimentos como el cacao (comiendo chocolate de más del 70%), las semillas y los frutos secos.

La piel es un espejo del estado de salud de tu cuerpo; cuidarse por dentro tiene como consecuencia estar más guapo/a por fuera. Ten visión a largo plazo, si te cuidas para estar sano, todos tus órganos van a estar mejor, la piel incluida, y estar sano siempre sienta bien.

Autora : Astrid Barqué

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.