Cuídate con mucho gusto

Comida para niños deportistas

dietradisson alimentacion consejos

El cuerpo y el metabolismo de un niño difiere mucho al de un adulto, sobre todo cuando de hacer ejercicio se trata. Si eres un padre deportista y te gusta hacer ejercicio con tus hijos, lo cual es excelente, no puedes considerar la misma dieta para ambos. Para ello debes saber cómo funciona el cuerpo de un niño o adolescente y así poder ayudarlos a obtener la energía suficiente para practicar el deporte que más les gusta.

La importancia de una buena nutrición para los pequeños deportistas radica en:

  • Cubrir sus necesidades energéticas y de nutrientes: por norma general el gasto energético de los niños y adolescentes es mayor que el de los adultos. La alimentación de un joven deportista debe cubrir el gasto calórico durante el ejercicio, así como aportar energía suficiente para su desarrollo y crecimiento. Como cualquier niño, los deportistas necesitan seguir una dieta equilibrada en la que consuman suficiente cantidad de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y grasas. Los carbohidratos de absorción lenta son lo que les proporcionaran energía mientras dure la actividad física. Es fundamental que el niño o niña no haga deporte justo después de comer, dejar siempre un margen de 2-3 horas. Si vas a buscarlo después de entrenar y aún quedan horas para comer, llévale un piscolabis nutritivo: bocadillo de pan integral con paté vegetal y un zumo de frutas natural, le ayudará a reponer la energía gastada rápidamente y a empezar a regenerar sus músculos. Otra opción sería una macedonia de frutas y unos cuantos frutos secos como los pistachos o las nueces.

  • Tener en cuenta los micronutrientes: tanto vitaminas como minerales son esenciales para la regulación de todos los procesos metabólicos del organismo. Es por ello que debemos asegurar una buena ingesta de frutas y hortalizas dentro de la dieta equilibrada del niño. Estos alimentos también aportan antioxidantes que ayudarán en la reparación del daño celular causado durante la actividad física. El calcio ayuda a fortalecer los huesos reduciendo la probabilidad de fracturas, y el hierro facilita la correcta oxigenación de los tejidos. Puedes prepararles recetas muy nutritivas con gran cantidad de minerales usando yogurt natural, pieza de fruta y algunas semillas (sésamo, lino, calabaza). Tritúralo todo y que se lo tome como un yogurt o un batido (añadiéndole un poco de leche vegetal para que sea más líquido).

  • Correcta hidratación: la hidratación es crucial en la práctica deportiva, ya que ayuda a controlar la temperatura corporal y a reponer las pérdidas por el sudor y la respiración durante el ejercicio. Se recomienda que tomen agua antes, durante y después de hacer deporte, aunque no tenga sed. Pueden tomar agua natural o zumos de fruta diluidos. Asegúrate de que siempre lleven una botella de agua encima.

  • No saltarse ninguna comida: tan importante es la alimentación entorno al deporte como la alimentación durante los días sin entreno ni competición. Hay que repartir la ingesta calórica del día en 5-6 tomas para que el organismo del niño no quede desprovisto de energía en ningún momento, ya que eso afectaría a su rendimiento físico e intelectual. Seguir una dieta sana y equilibrada es crucial, así podrán disfrutar del deporte que más les gusta.

Una alimentación deficiente en niños o adolescente deportistas no solo afecta su rendimiento en la actividad física, sino que también puede verse afectado su crecimiento y desarrollo, así como malformaciones por déficit de algún nutriente (sobre todo si se trata de vitaminas o minerales).  Hay que tomar la nutrición de nuestros pequeños muy en serio para que puedan disfrutar de su niñez y adolescencia de una forma saludable y vital. Es importante que ellos mismos tomen conciencia de su alimentación y aprendan desde pequeños qué les es saludable y qué no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.