Mens sana in corpore sano

El regalo de la lectura

Sant Jordi es uno de mis días favoritos en mi ciudad, Barcelona, las calles se llenan de rosas, de libros, de unos que regalan rosas , de otros que reciben rosas, de personas que compran libros y de los que los reciben, de dragones, de cuentos infantiles, de amantes de los libros que ven su ciudad llena de ellos, mi ciudad se llena de vida.

Leo desde que recuerdo, pues empecé creo con 3 años, mi primeros libros supongo que serian cuentos, después vinieron los de Los 5, que devoraba, entré en el mundo de la lectura adulta con Agatha Christie y a partir de allí se abrió un mundo lleno de aventuras, dramas, historia, poesía, hasta llegar a hoy que leo también ensayo. He llegado a estar tan involucrada en un libro como para confundir los personajes con personas reales, como una vez que recomendé a mi hermana que le hablara de su dolor en la rodilla a nuestro amigo Javier el traumatólogo (uno de los personajes de Los aires difíciles de Almudena Grandes) tuve que dejar A sangre fría de Capote porque su historia me perseguía a todas horas y El Viajero de Gary Jennings no me dejaba dormir con sus horrendas torturas medievales. Pabellones lejanos me dejó claro cual quería que fuera mi primer destino, cuando algún día viajara y una vez este sueño se cumplió: R.Mistry, V.Seth y otros autores indios me acompañaron en mis viajes. 

Leer me ha regalado muchas cosas: he vivido aventuras por todo el mundo, presente y pasado, he desentrañado misterios con Enid Blyton y Miss Marple, he aprendido de filósofos y antropólogos, me he emocionado hasta llorar con Cometas en el aire o Un perfecto equilibrio , he disfrutado con la música de los poemas de Benedetti y tantos otros, he vivido mil vidas, o al menos tantas como personajes con los que me he identificado.

Me encantaría que mis hijos disfrutaran de ese regalo tanto como yo lo he hecho, y que la lectura se convirtiera en un hábito en la vida de cada uno de nosotros.

Así que hoy, el día después de la fiesta del libro, me gustaría invitaros  a todos, si no lo estáis haciendo ya, a buscar un libro que os apetezca leer y sumergidos en el. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.