Mens sana in corpore sano

La autoestima y el póker

Mi cuñado Jacobo me ha propuesto que escriba sobre la autoestima; quizás debería haber consultado libros y comparado teorías pero como sabéis soy poco amiga de los libros de auto ayuda , así que voy a escribir desde mi punto de vista personal, que de hecho es lo que trato de hacer con todo en este blog.

Según Wikipedia:” La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de sí mismo.”

Es el aprecio que nos tenemos a nosotros mismos,   también lo que nos “gustamos” a y es curioso porque aunque debería depender de cada uno, es una de las cosas en las que más nos influye la opinión de los demás, empezando por nuestra familia especialmente cuando somos niños, pasando por los amigos y acabando por los jefes. 

Nuestra idea de nosotros mismos se forma amalgamando la idea que vemos a través de los ojos de los otros, si por ejemplo tu padre pasó años diciéndote que eras un vago, y que no servias para nada, es difícil que tu te veas como alguien eficaz. Si los niños de la clase se pasaron cursos riéndose de tus orejas , es posible que no las valores mucho y si alguien en tu trabajo te critica todo lo que haces finalmente acabas cuestionándote tu capacidad. 

Hace un tiempo leí una entrevista en la contra de la vanguardia al Doctor Brodzinsky, doctor en Psicología Clínica y de Desarrollo. Entre otras cosas , me pareció interesante el siguiente comentario: “Si un niño tiene un problema de aprendizaje y la autoestima baja, no se ve a la altura de las expectativas. Hay que plantearse en qué es bueno ese niño y potenciarlo. ” Días después me llegó a través de mi amiga Virginia un video en el que se habla de como influye en el éxito y la felicidad de los niños, la autoestima y sobretodo de como se construye la autoestima. Hace un símil con las fichas de póker que resulta bastante claro. Cada vez que le reconoces a alguien un mérito, una cualidad, le demuestras tu cariño, tu  interés, le felicitas… le estás entregando fichas de póker; cada vez que haces lo contrario: una crítica, una riña, un comentario negativo… se las quitas. El hecho de tener más fichas o menos va a influir en que se arriesgue más o menos. Ante una situación determinada, el que tiene muchas fichas va a arriesgarse a perder algunas y se lanzará con seguridad por ejemplo a hablar en público o proponer una idea, el que tiene poquitas, por miedo a perderlas sólo actuará cuando este muy seguro de que no va a perder, por lo que sí perderá oportunidades. 

Estoy totalmente de acuerdo con la importancia de la autoestima y de los beneficios de alabar las virtudes y convertir las “áreas de mejora” en retos. Podría parecer que a veces somos demasiado buenos con los niños o les alabamos mucho y reñimos poco, pero lo positivo siempre genera positivo y una autoestima alta es una persona segura y una persona segura se enfrenta mejor a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.