Mens sana in corpore sano

Mindfullness 2 la práctica de la galleta

Hay diferentes formas de empezar a practicar Mindfulness, puedes centrarte en la  meditación, con cualquier tipo de técnica o realizar pequeñas prácticas de Mindfulness durante tus acciones cotidianas.

Si recordáis el Mindfulness  busca que aprendamos a ser conscientes de lo que hacemos en cada momento, por ello algunas de los ejercicios de basan en eso, en realizar tareas aparentemente rutinarias con plena consciencia.

Un ejemplo es el de la galleta:

Toma entre tus manos una galleta, de las que consumes habitualmente, (o cualquier otro alimento ) antes de metértelo en la boca, obsérvala , de un lado, de otro, sus colores, diferentes tonalidades.. recórrela con las yemas de los dedos sintiendo su textura , acércatela a la nariz y huélela ,intenta percibir su aroma. Muerde un pequeño trozo e intenta notar su textura al morder, su sabor, y haz lo mismo con cada mordisco hasta acabarla. Dedica unos segundos después a investigar como te sientes después de habértela comido y a recordar sus colores, texturas aromas y sabor..

Esta sencilla práctica repetida de tanto en tanto te ayudará a realizar un acto tan fundamental y cotidiano como el comer de una forma consciente , disfrutándolo mucho más y mejorando tu concentración en el momento presente.

Pruébalo y cuéntame que tal te va

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.