Mens sana in corpore sano

Compañera incertidumbre

el futuro incierto

Nos encantaría tenerlo todo bajo control, al menos todos los problemas. Que la vida nos diera sorpresas, pero siempre positivas. Que supiéramos que no nos iba a faltar el trabajo, ni la salud, ni el amor… Pero la realidad es bien diferente, un día de repente , tu pareja te deja por otra persona, o en tu empresa, donde estás teniendo buenos resultados deciden prescindir de ti sin más, o en una prueba intrascendente, de repente aparece una mancha. Y entonces nos derrumbamos, no somos capaces de ver más allá , porque empezamos a anticipar riesgos a anticipar dolor , a no dejar de pensar en las posibles consecuencias de lo que todavía no sabemos si pasará.

¿Cómo solucionarlo? Como eliminar está angustia? Acostumbrándonos a tener la incertidumbre como compañera, a pensar en lo que hoy tenemos, en lo que hoy sabemos y mientras no suceda lo contrario, tomar el mejor escenario posible como referencia.

Al final la incertidumbre es como todo, te acabas acostumbrando si te relajas y aceptas que ahí está y ahí estará, porque hoy cuando incluso las cosas históricamente más seguras se han derrumbado es cuestión de supervivencia, no tienes más opción que aceptarla, relajarte y pensar que mañana todo puede cambiar, y que no sabemos que rumbo tomarán el viento, así que cuando llegue , reajustaremos las velas a los nuevos aires y seguiremos navegando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.