Mens sana in corpore sano

Mandela, cambió armas por palabras y transformó el mundo.

Cuando alguien muere, se suele hablar de todo lo bueno que hizo, descubres una faceta nueva de esa persona, sobretodo si no era muy intima, a través de los testimonios de sus familiares y amigos.
Al morir Mandela, me he enterado de que fue un terrorista, llámale incultura, desinformación o lo que quieras pero lo cierto es que no lo sabía!!
Estuve en Johannesburgo en el 93, en pleno apartheid , sentí la violencia que poblaba las calles, la enorme fractura social, oí a niños blancos hablar de la inferioridad de la gente de color con un convencimiento tal de lo que decían que llegaba a asustar…En esos momentos había tanto que cambiar que parecía imposible que llegara a pasar.. y pasó, gracias a Mandela, Asimbonanga, el padre de África.
Pero ¿como podía imaginar que ese mismo hombre había una vez defendido la lucha armada? ¿ que un día pensó que la violencia podía ser el camino?
Pero cambió, cambio a tiempo para cambiar nuestro mundo , dedico toda su vida a una causa justa, la más justa ,la igualdad entre todos los seres humanos, nos dejo frases maravillosas que nos inspiran e inspiraran a generaciones futuras. Por ello sigue siendo para mi el padre de la África libre, una inspiración que nos ha dejado al final de sus días un mensaje de convivencia, un mensaje de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.