Mens sana in corpore sano

Tener mascota puede mejorar la salud de las mujeres

mujer mascota salud

Lo de tener mascota o no tenerla es una decisión importante, en la que influyen muchos factores. Para quienes no lo terminan de ver claro, quizá este dato ayude a considerarlo desde otro punto de vista: Tener mascota (especialmente perro o gato) reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Así lo afirma un estudio del Colegio de Salud Publica de la Universidad de Georgia del Sur en Estados Unidos. Llevan recopilando datos de más de 4.000 personas mayores de 50 años entre los años 1988 y 1994, a través de la NHANES (siglas en inglés de la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición Nacional). No obstante, los propios autores del estudio indican que aún tienen que profundizar y ampliar la muestra de personas estudiadas para poder considerar estos resultados de manera definitiva.

Lo más curioso del estudio es que este posible beneficio sólo se observa en mujeres. Mientras que el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular entre hombres que han tenido mascota no es diferente de quienes no la han tenido, en el caso de las mujeres se reducía hasta un 40% en el caso de quienes habían tenido mascota.

¿Qué factores pueden influir en la salud si tienes mascota?

Entender todas las relaciones que afectan e influyen en el comportamiento de nuestro cuerpo a lo largo de la vida es complejo. Sin duda podemos comprender que hay cosas “buenas” y cosas “malas” para nuestra salud y bienestar, pero entre unas y otras se establecen también otras sub-relaciones. Encontrar y lograr definir los factores específicos que influyen para que las mujeres con mascota tengan este beneficio en su salud puede llevar cierto tiempo. Aún así hay algunos que podemos “ver” fácilmente.

A nadie se le escapa que entre humano y mascota se establece una relación emocional que en la mayoría de los casos es beneficiosa. Hasta qué punto este refuerzo emocional puede llegar a influir en el riesgo de padecer o no ciertas enfermedades se nos escapa. Pero en general, si eres feliz, vives mejor.

El hecho de tener mascota también te ayuda a establecer lazos con otras personas que también las tienen. Y de nuevo se establecen lazos emocionales que pueden influir positivamente en el estado de ánimo, sentimiento de pertenencia, autoestima, vencer la timidez… Y de ahí a una mejor salud física…

Por otro lado, aunque parezca una tontería, tener que “ocuparse” de la mascota puede implicar una mayor actividad física (sobre todo en el caso de los perros, a los que hay que sacar varias veces al día). Y, oye “tacita a tacita…”, gracias a tener mascota sueles cubrir los 20 minutos de actividad física diarios que la Organización Mundial de la Salud recomienda tener para llevar una vida sana.

En cualquier caso, tengas o no mascota, hay muchas formas de cuidarse y llevar una vida saludable. Y nosotros, de eso, sabemos bastante… #BeDietRádisson

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.