Mens sana in corpore sano

¿Qué puede aportarte a TI el Yoga?

beneficios del yoga

El Yoga esta cada vez más de moda. Ha pasado de ser algo minoritario practicado por “excéntricos” y personas que no podían hacer algo “más activo” a ser lo más cool del momento. Celebrities, deportistas, por todas partes testimonios de las maravillas del Yoga nos despiertan la curiosidad. Pero la mayoría seguimos sin saber qué es lo que esta disciplina puede hacer por nosotros.

Lo primero que puede hacer es ayudarnos a reencontranos con nuestro cuerpo, y sí, es posible que practiques otro tipo de deporte y ya tengas una buena conciencia corporal, pero el yoga seguro la va a incrementar. Ser consciente de cuándo tu espalda está erguida o curvada, sentir cómo tu musculatura se va adaptando a la postura, qué movimientos debes hacer para estar bien alineado y sobretodo, conectarte con tu respiración. La respiración es lo que nos proporciona el oxígeno, lo que alimenta nuestras células y ni somos conscientes de cómo lo hacemos. Con el yoga te das cuenta de cómo respiras y aprendes a gestionar esta increíble herramienta que todos tenemos tanto para avanzar en la parte física, como en la mental (relajarnos o activarnos es posible solo respirando) y la espiritual. Los beneficios de flexibilidad y de fuerza son “garantizados”; con la práctica constante el cuerpo cambia y, empieces desde donde empieces, avanzas. Tengo alumnos con 75 años que están aprendiendo ahora a subirse sobre la cabeza y que están más en forma de lo que lo estaban con 30. Es impresionante.

Dejando de lado la parte física, ¿qué pasa con nuestra mente mientras practicamos yoga? Primero debemos aclarar que el yoga no es solo lo que hacemos en clase, la práctica de posturas (asanas) es solo uno de los 8 pasos que lo componen. Tenemos mucho más pero eso daría pie a otro artículo, o a otros 100…

Centrémonos entonces en la práctica más física, de asana, las posturas. Aunque no lo parezca desde fuera, el yoga tiene un componente muy técnico que se llama alineación: Cada postura tiene una estructura perfectamente definida, dónde debe estar cada articulación, cómo debe estar nuestra musculatura, etc. Durante la práctica debemos prestar atención a muchas cosas: La colocación del cuerpo, la coordinación con la respiración e incluso a dónde dirigir la mirada. Todo esto ayuda a que nuestra mente se enfoque y durante el tiempo que dura la clase se concentre tanto en lo que está haciendo que por un rato se olvide de todo lo demás; es como una pausa, un descanso para nuestra mente. Pero no solo eso, la mente se acostumbra a esa disciplina de centrase en el presente y en lo que hace en cada momento, y maravillosamente con el tiempo continúa haciéndolo también fuera de la clase de yoga!!! Y te vuelves más eficaz, te preocupas menos por las cosas no importantes, dejas de anticipar tantos riesgos futuros y de darle vueltas a las cosas pasadas. Si a la práctica de clase más física le sumas meditación, todos estos efectos se multiplican de forma exponencial.

La transformación a nivel espiritual pasa también a la lista de temas pendientes de escribir, dada su envergadura e importancia, pero de lo que sí quiero hablar es de los “efectos mágicos”.

beneficios del yoga

¿Qué son los efectos mágicos del Yoga?

Son esas cosas que van sucediendo cuando practicas, para las que una mente racional como la mía no es capaz de identificar el proceso causa efecto, pero que son reales, suceden, no una sino muchas veces y son compartidas por más practicantes. Os pongo tres ejemplos:

  • Efecto “abre costillas”: Recuerdo la primera vez que en una clase de yoga el profesor me dijo algo así como – “abre costilla”. Yo pense: – “¿Cómo se supone que se pueden abrir unas costillas?” Ni siquiera sentía donde tenían las costillas… de hecho, alguna de las indicaciones me parecían una broma: “lleva el coxis hacia los talones”, “que tus musculos abracen el hueso”, “cuadra caderas” ;)… ahora mi cuerpo, con solo oir las indicaciones, responde, y abre costilla, dirige el coxis a los talones y cuadra las caderas. He desarrollado una “inteligencia corporal” y un vínculo con mi parte física que no habría imaginado que fuera posible.
  • Efecto “buscador de soluciones”: Entras en la clase tras una mañana intensa, con un problema del que no consigues encontrar la solución. Te pones a practicar, primer efecto: te olvidas del problema. Segundo efecto: al cabo de unas horas la solución simplemente aparece en tu mente.
  • Efecto “expansión de amabilidad”: Este es el más guay, te vuelves más amable porque estas más tranquilo, más contento contigo mismo, menos estresado… y poco a poco la gente alrededor de ti también!!!! Se contagia incluso en los que no practican mucho pero están a menudo contigo, la gente discute menos, se critica menos, disminuye la susceptibilidad…

Pues sí, todo esto sucede, y por ello el yoga cada día tiene más seguidores. No solo porque es cool y nos lleva de vuelta a los hoy añorados 60, es que te cambia la vida de verdad, y para mejor.

Si quieres animarte a probarlo, o si ya lo practicas y quieres conocer más, nuestros amigos de YogaOne organizan del 18 al 22 de mayo en Barcelona un Congreso Global de Yoga, con la presencia de más de 50 profesores reconocidos a nivel internacional, 100 clases diferentes de todos los niveles y estilos y un festival de música Bhakti con lo mejorcito del momento. Una buena oportunidad para adentrarte en el mundo del Yoga. Aquí os dejo el link por si os interesa.

También podéis participar en el sorteo de dos entradas de un día que hacemos en nuestra página de Facebook.

global yoga congress

Os resumo ahora los principales beneficios para un practicante habitual de yoga. Podemos distinguirlos entre físicos, mentales y espirituales.

Los beneficios físicos del yoga:

  • Fortaleza: Cada parte del cuerpo es tonificada gracias a las diferentes asanas.
  • Resistencia: Gracias a la regularidad en su práctica se aumenta la capacidad de trabajo.
  • Flexibilidad: Los estiramientos forman parte de la disciplinan y ayudan a mantener el cuerpo joven (o restablecerlo).
  • Postura: Una buena postura, erguida, sin esfuerzo es el fruto del equilibrio que se alcanza entre la tonificación y la flexibilidad.
  • Energía: La mejora del funcionamiento glandular y la relajación profunda dejan a uno fresco y calmado.
  • Salud: Cuando mente y cuerpo se equilibran sobreviene un estado de bienestar consistente.
  • Mejora de la circulación sanguínea.

Los beneficios mentales del yoga:

  • Concentración: Adquieres una disciplina que aumenta y profundiza la concentración, la memoria y la atención.
  • Estabilidad emocional: Al fomentar el contacto con el yo interno facilitas mejorar tu perspectiva sobre la vida y aislar tu mente de las alteraciones.
  • Paz: Aprendes a mantener tranquilidad y tolerancia en la mente, así como a la absorción en el yo interno. Esto genera un estado permanente de paz y tranquilidad.
  • Autoreconocimiento: Aprendes a desarrollar habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración.
  • Desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo: facilitando la expresión de los potenciales del practicante y fortaleciendo la autoestima.

Los beneficios espirituales del yoga:

  • Sabiduría: La práctica constante fomenta el auto-conocimiento que florece como sabiduría.
  • Libertad: la equanimidad y la sabiduría conducen a la experiencia de libertad en la vida cotidiana.
  • Integración: la exploración regular y la conexión de las capas mentales, espirituales, físicas y emocionales conducen a un estado íntegro de armonía.
  • Descanso mayor durante la noche.
  • Calma: otra forma de afrontar los problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.