Mens sana in corpore sano

¿Somos los buenos? ¿O los malos?

dietradisson reflexion

 

Hay momentos en que se nos hace difícil saber cuál es la mejor manera de explicar a los niños lo que pasa en realidad en el mundo. Estamos atravesando momentos de tensión política y social que ,aunque en muchas familias se intenten dejar de lado, los niños están expuestos a reacciones, opiniones, conversaciones y momentos de televisión que les ofrecen información que muchas veces no entienden y otras está sesgada.

Cada padre y madre es libre de educar a sus hijos según los valores y creencias que considere. Aun así no debemos olvidar la permeabilidad que muchos de estos niños tienen en estas edades. Como en otros momentos hemos hablado, si somos el modelo, debemos serlo siempre. Si pedimos respeto, debemos hablar con respeto, aunque no compartamos opiniones de otros. Si pedimos tolerancia, debemos tolerar que los demás sean distintos y crean diferente. Si pedimos que expresen sus necesidades, que las compartan y que les prestemos la atención que requieren a través del diálogo.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros niños a entender lo que sucede en el mundo que les rodea? Resolviendo sus dudas de manera respetuosa y objetiva. Eso sí, dejando siempre espacio para la propia elaboración de sus pensamientos. En muchas ocasiones pretendemos dejarlos de lado por miedo a que sufran o que no lo entiendan. No debemos excluirlos, a no ser que realmente no sean conscientes de lo que sucede a su alrededor. Serán ellos, a medida que crezcan, los que tendrán que vivir en esta realidad y tener herramientas para gestionar lo que les pasa alrededor.

Para poder mostrarles lo que les rodea sin influenciarles es importante lo siguiente:

  • Dar solo la información que pueden asimilar por edad y conocimientos
  • Evitar usar el  lenguaje metafórico o indirecto porque no entenderán la ironía
  • No adoctrinar, sino informar sobre la situación.
  • Responder a sus preguntas evitando dar opiniones ( a no ser que la pidan).
  • No mostrar enfado excesivo delante suyo por un tema que ellos no entienden.
  • No criticar ni menospreciar las opiniones de los padres de sus amigos.
  • Evitar usar malas palabras.

De esta forma les estaremos dando la información que necesitan para poder elaborar su propia opinión sobre la realidad. Aprenderán a escuchar, valorar, contrastar, procesar y defender su postura sobre cualquier tema, sin miedo a defraudar a los que le rodean (por pensar distinto) y con la certeza de que lo que opinan es suyo y de nadie más.

Esther Navarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.